FESTIVAL EDUCACINE.

TE INVITAMOS A ASISTIR AL VI FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE Y EDUCACIÓN DE MADRID

NOTICIAS

El público joven toma el Cine Doré de Filmoteca con ocasión del V Festival Educacine

La quinta edición de Educacine, Festival Internacional de Cine y Educación de Madrid, se celebró con éxito del 26 de febrero al 2 de marzo. La mayoría de las proyecciones en el cine Doré, sede de la Filmoteca Española, destinadas a estudiantes de secundaria y bachillerato acompañados de sus profesores, colgaron el cartel de “completas”.

JZH_3114 Foto 27-2-18 12 13 21

Uno de los aspectos a destacar son los animados debates de los ponentes con los estudiantes.

Foto 27-2-18 14 00 51 Foto 27-2-18 14 04 19 copia

Abrió la programación ¡Lumière! Comienza la aventura, ocasión perfecta para mejorar el conocimiento del lenguaje cinematográfico observando cómo empezó a formarse éste en las primeras películas de los hermanos Lumière, inventores del cinematógrafo. La presentó José María Aresté, director de Educacine, que aprovechó para inaugurar oficialmente la semana de actividades, mientras que también intervino Ana Gallego, directora de Filmoteca Española. La jornada continuó con Cantábrico, los dominios del oso pardo, documental de naturaleza, presentado por el naturalista José Antonio de la Fuente, coordinador del censo del lobo en España, que encandiló a los estudiantes desvelando los secretos de la filmación.

Una semana repleta de proyecciones

La segunda jornada comenzaba con Hermanos del viento, coproducción de Austria y España dirigida por el español Gerardo Olivares (también autor de Entrelobos), en colaboración con Otmar Penker, sobre la amistad entre un niño que vive en medio de las montañas en los Alpes, y un águila real al que salva tras caer del nido. Siguió la producción británica Churchill, con Brian Cox interpretando al primer ministro británico durante las 48 previas al Desembarco de Normandía. JZH_3142El crítico de decine21 Pablo de Santiago presentó un coloquio con Guillermo Rocafort, profesor de economía en la Universidad Carlos III, especialista en historia de la Segunda Guerra Mundial. Contestó a varias preguntas de los asistentes, y aportó información sobre la importancia de Churchill en la contienda. Destacó especialmente la necesidad de tener sentido crítico ante la propaganda en tiempos de guerra, tanto de un bando como de otro.

Por la tarde, profesores y personas interesadas por el mundillo de la educación, pudieron ver, dentro de los Martes de Educacine y en el contexto del Festival, en los Cines Conde Duque Santa Engracia la película El insulto, que representa a Líbano y podría ganar el Oscar a mejor película extranjera el próximo 4 de marzo, y que habla de las siempre difíciles relaciones en Oriente Medio.

El miércoles empezaban las sesiones con Zona hostil, que explica el papel del ejército español en Afganistán, a partir de un hecho real. La proyección estuvo arropada por la intervención de Javier López Blanco, productor del film, que despertó el interés de los alumnos, deseosos de conocer los detalles del rodaje. “Un militar me comentó que le costaba explicar a los suyos lo que había vivido en Afganistán, pero que ahora sólo tenía que ponerles la cinta”. Al término de su intervención, algún asistente se ha acercado para comentarle que siendo familia de militares que han participado en la cinta, los resultados le han parecido muy satisfactorios.

El tercer día de Educacine concluyó con la proyección de Wonder, adaptación de la popular novela de R.J. Palacio, un ejemplo de cómo debe ser la educación en casa y en la escuela, y un canto a la amistad, más allá de las diferencias. Tiene como protagonista a Auggie, un chaval de diez años con una rara enfermedad genética por la que tiene el rostro terriblemente deformado, que comienza a ir al colegio. “Trata temas a fondo como el bullying”, comentó Sofía López, profesora de Cine Español y Música de Cine en el Centro Universitario Villanueva, que mantuvo una animada charla, en la que implicó al joven público para analizar los elementos clave del largometraje.

Los últimos días

La recta final comenzó el jueves con el encuentro con el realizador Fernando León de Aranoa, y el actor Críspulo Cabezas, por motivo del vigésimo aniversario de Barrio. _JZP2894“Para mí, el barrio donde transcurre la acción no se circunscribe a ningún lugar en concreto, sino que podría ser de cualquier sitio de Madrid, de España o internacional”, comentó el realizador. “Esa misma problemática de esos personajes sigue siendo actual”.

Ese día, Ernest Kowalczyk, coordinador de proyectos históricos y lingüísticos en el Instituto Polaco de Cultura presentó Afterimage, los últimos días del artista, biopic del pintor vanguardista polaco Wladyslaw Strzeminski. Supuso el último trabajo de Andrzej Wajda, maestro del cine polaco por excelencia.

Por su parte, Teresa Calvo, profesora de Comunicación Audiovisual en el Centro Universitario Villanueva, introdujo a los jóvenes asistentes en las claves de Una bolsa de canicas, adaptación de la novela autobiográfica de Joseph Joffo, que huyó de los nazis de pequeño con su hermano.

El festival se completó el viernes con la producción greco-búlgara Un minuto de gloria, donde la relaciones públicas del ministro de transportes búlgaro piensa que puede ayudarle a aumentar su popularidad premiando la honradez de un trabajador ferroviario que encontró una importante cantidad de dinero y la devolvió. Se ocupó del coloquio Alfonso Basallo, periodista, profesor universitario y autor de libros.

Dio el broche de oro a una edición de Educacine muy centrada en la II Guerra Mundial el film Bye Bye Germany, que se sitúa al final de la contienda. Un grupo de judíos supervivientes trazan un plan para poder viajar a Estados Unidos recurriendo a la picaresca. Contó a los asistentes lo más interesante de la cinta Fernando Gil Delgado, crítico de Aceprensa y Fila 7, y autor de libros de cine.

Finalizada esta edición, ya nos hemos puesto manos a la obra para preparar le VI Edición del Festival EDUCACINE, ¡esperamos volver a veros!

José María Aresté

Director del Festival


Educacine, coorganizador del I Festival Internacional de Cine de Barcelona-Sant Jordi

Tras la experiencia del Festival Educacine, que ya acumula cuatro ediciones, la iniciativa impulsada por decine21 y Magisterio establece nuevas sinergias con Espectarama para el lanzamiento de este nuevo festival de cine en Barcelona, que celebra su primera edición en 2017, del 21 al 28 de abril.

El BCN FILM FEST, I Festival Internacional de Cine de Barcelona-Sant Jordi, aspira a establecer un vínculo estrecho con el carácter cultural y popular de la fiesta de Sant Jordi, la más emblemática de Barcelona, que coincide con la celebración del Día Internacional del Libro.

BCNFILMFEST_imagen

En su primera edición, el festival cuenta con 35 películas. Las películas de la sección oficial están enmarcadas en el triángulo Cine-Literatura-Historia. Este criterio responde a la vocación popular y divulgativa con la que nace el festival y que se complementa y se acentúa en sus secciones paralelas. El festival apuesta de manera decidida por el poder y la capacidad del cine como transmisor de conocimientos.

Como director y responsable de programación figura José María Aresté, director de decine21 y del Festival Educacine. Parte de su cometido ha consistido en conceder el sello Educacine a las películas programadas que destacan por su cualidades educativas y pedagógicas. Dichos títulos figuran en el catálogo oficial del BCN FILM FEST con dicho sello, y están acompañados con una serie de claves pedagógicas y asignaturas con las que pueden relacionarse, una forma didáctica de proceder que conocen bien los asiduos al Festival Educacine.

Entre los filmes de la sección oficial con sello Educacine, que contarán con sesiones propias programadas para estudiantes y educadores, destacan cinco títulos ambientados en distintos contextos en torno a la Segunda Guerra Mundial: CHURCHILL, de Jonathan Teplitzky, que permitirá fijarse en el liderazgo del primer ministro británico en vísperas del Día D; SU MEJOR HISTORIA (Their Finest), de Lone Scherfig, sobre el poder del cine como arma de propaganda; LA CASA DE LA ESPERANZA (The Zookeeper’s Wife), de Niki Caro, basada en una historia real por la que el zoo de Varsovia se convirtió en refugio de los perseguidos por los nazis; UNA BOLSA DE CANICAS (Un sac de billes), de Christian Duguay, que adapta la popular novela de Joseph Joffo, sobre la peripecia de dos niños judíos y su familia en la Francia ocupada; y NAGASAKI: RECUERDOS DE MI HIJO (Haha to kuraseba), de Yoji Yamada, que analiza con mirada lírica y entrañable las consecuencias del lanzamiento de la bomba atómica en esa ciudad en la relación de una madre y su hijo.

Además están programadas con sello Educacine el documental antropológico y sobre naturaleza LA CAZADORA DEL ÁGUILA (The eagle huntress), de Otto Bell; LOS ÚLTIMOS AÑOS DEL ARTISTA: AFTERIMAGE (Powidoki), la película que cierra la filmografía del polaco Andrzej Wajda; DANCER, de Steven Cantor, sobre el bailarín ucraniano Sergei Polunin; y TANNA, de Martin Butler, cinta australiana sobre los nativos que dio la campanada en la última edición de los Oscar al ser nominada como mejor cinta en lengua no inglesa.

Además se proyectarán una serie de clásicos seleccionados por el maestro de cine francés Bertrand Tavernier (MADAME DE…, JUEGOS PROHIBIDOS, LOS AMANTES DE MONTPARNASSE, UN CONDENADO A MUERTE SE HA ESCAPADO), quien estará presente en el Festival y de quien se proyecta su documental MIS PELÍCULAS FAVORITAS.

Para inaugurar el Festival el próximo día 21 hay dos invitados de excepción, responsables de la película NORMAN. EL HOMBRE QUE LO CONSEGUÍA TODO, su actor protagonista Richard Gere y su director Joseph Cedar.


Anna Castillo, protagonista de “El olivo”, clausura la cuarta edición del Festival Educacine

  • Tras la proyección de “El olivo”, su protagonista Anna Castillo ha mantenido un animado coloquio con los jóvenes estudiantes, acompañada de Pep Ambrós
  • El éxito ha rebasado nuestras expectativas”, declara José María Aresté, director del certamen organizado por decine21 y Magisterio

EDUCACINE, Festival Internacional de Cine y Educación de Madrid, ha culminado con la presencia de Anna Castillo, protagonista en El olivo, de Icíar Bollaín. Tras la proyección del 1film, por el que ha recibido el Goya a la mejor actriz revelación, ha mantenido un coloquio con los estudiantes, acompañados por sus profesores, y animados ante la perspectiva de reunirse con una profesional de las películas. Cuando entraban, alguno se acercaba tímidamente a la invitada. “Perdona, ¿tú eres actriz?”, preguntaba un chico. “¿Y has salido en los Goya? ¡Ya decía yo que me sonabas!”, preguntaba otros. Algunos sonreían y la señalaban con disimulo. Además, sorpresivamente apareció en el coloquio Pep Ambrós, compañero de reparto de Anna Castillo en la película, quien también compartió con los asistentes su experiencia actoral.

Ya sobre el escenario, ella misma ha deseado a los chicos que disfrutaran la que considera “una película muy bonita”. Encarna a Alma, muy unida a Manuel, su abuelo, que tratará de recuperar un árbol milenario que le perteneciío en el pasado, pero que ahora ha sido trasladado a Dusseldorf. “Siempre que me ofrecen el-olivo-imagenparticipar en coloquios digo que sí, porque acercas el cine a las personas”, explica Castillo. La actriz compartió con los asistentes cómo llegó a convertirse en actriz. Aunque siempre le gustó la interpretación, “estudié la ESO y luego el Bachillerato artístico, y me matriculé en la universidad en Psicología”. Cuando vio que actuar era decididamente lo suyo, optó por dedicarse a ello con todas sus fuerzas, “pero siempre es importante tener un plan B”, añadió, en alusión a sus estudios.

Durante la jornada matinal, también se ha presentado La clase de esgrima, del finés Klaus Härö, que recrea la historia real de un ex combatiente estonio, que al término de la II Guerra Mundial logra un trabajo como profesor de educación física, con identidad falsa, y forma un club de esgrima con sus pequeños pupilos.

esgrima

El crítico y profesor de Narrativa Audiovisual e Historia del Cine en el Centro Villanueva Alberto Fijo ha presentado la cinta a los chicos. “De este título se puede aprender historia, geografía y valores”, ha destacado.

Un total de 2.500 alumnos de Secundaria y Bachillerato han pasado por la sede de las 3proyecciones, en CaixaForum Madrid, entre el 20 y el 23 de febrero. “Esperábamos una buena respuesta de público, como todos los años, pero en esta ocasión se han rebasado nuestras expectativas”, comenta José Mª Aresté, director del certamen. “Lo que me ha resultado más emotivo ha sido la presencia de una educadora que traía a unas niñas gitanas para la proyección del documental Alalá, donde según sus palabras vieron ‘muy bien representada’ a su etnia. Nunca habían salido de su barrio, y era la primera vez que iban al cine”.

Entrevista Anna Castillo

La actriz ha presentado “El olivo” en el marco del Festival Educacine

Anna Castillo: “Me sorprendió mucho ganar el Goya”

Anna Castillo, premiada recientemente con un Goya a Mejor Actriz Revelación, se sienta con naturalidad. Acaba de presentar en el IV Festival de Educación y Cine “El olivo”, película por la que ha sido galardonada y en la que interpreta a Alma, una joven que lucha por encontrar el olivo milenario que le fue arrebatado a su abuelo años atrás.

4Mientras las distintas escuelas que han asistido al evento disfrutan de la cinta, comenzamos a charlar. Su pelo revuelto, su perspicacia y una sonrisa aniñada le otorgan un gran aire de simpatía.

¿Te esperabas ganar el Goya?

Se había dicho muchas veces, yo tenía esperanza e ilusión, pero tenía muy claro, desde hacía días, que no me lo iba a llevar. No estaba triste por ello, ni preocupada, pero me había hecho a la idea, así que me sorprendió mucho y me hizo muchísima ilusión.

¿Qué es lo primero que se te pasó por la cabeza al escuchar tu nombre?

“¿Cómo llego hasta el atril?”. Cuando Macarena García dijo los nombres de las nominadas me puse muy nerviosa, ¡hasta se me durmió un brazo! De hecho, no recuerdo estar allí, delante del micrófono. Lo he visto luego en los medios, pero en mi cabeza se borró.

En una entrevista aseguraste que disfrutaste demasiado durante el rodaje de El olivo. ¿Cómo fue la experiencia, tanto con Icíar Bollaín como con el resto del equipo?

Cuando me cogieron para la película, yo estaba un poco asustada. Al trabajar con Icíar y Javier Gutiérrez y al interpretar a una protagonista tan compleja no sabía si cumpliría las expectativas. Cuando empecé el rodaje gracias a Icíar, Pep Ambròs y Javi me relajé tanto que lo disfruté muchísimo y a veces tenía la sensación de que no me lo estaba currando lo suficiente. Pero creo que sentirme tan relajada en realidad me hizo un favor.

el-olivo-anna-castillo

Icíar me daba muchísima confianza y seguridad, me valoraba muchísimo, eso hacía que yo me sintiera a gusto y con la seguridad para llevar a cabo mi personaje como yo quisiera, jugar y experimentar con él. Había momentos en los que no grabábamos de forma cronológica y no había continuidad en los estados emocionales. Pero Icíar me decía que confiara en ella y eso me tranquilizaba.

¿Crees que tienes puntos en común con Alma?

Creo que tenemos cosas en común, como la energía. Alma es más dura emocionalmente que yo, pero en la prueba mostré la energía que Icíar quería para el personaje. Yo soy mucho más sana a nivel mental que ella, pero la energía y el carácter sí lo compartimos. Creo que por otra parte le supe dar a Alma ternura, que en principio no estaba tan explícita en el guión.

¿Resultó sencillo trabajar el personaje?

No hicimos un trabajo técnico, lo que hicimos fue hablar muchísimo sobre Alma para que yo pudiera conocerla mejor. Lo más difícil fue mostrar su dolor, y al mismo tiempo taparlo porque ella no lo exterioriza ni lo muestra abiertamente.

¿De qué manera crees que puede concienciar El olivo?

Creo que todo el mundo puede sentirse identificado en algo. La generación a que pertenece el personaje de Javier Gutiérrez es la verdadera víctima de la crisis, y la nuestra lucha por hacer algo, o se encuentra en esa misma situación y no sabe qué hacer. Lo bueno de El olivo es que tiene un mensaje esperanzador y sí, es una crítica, pero no una crítica a nadie en concreto, sino de cómo está el panorama actual. Y Alma no tiene una ideología política clara, ella se mueve por amor.

Has protagonizado también durante 3 años el musical La llamada ¿Te decantas más por el teatro o por la gran pantalla?

Me decanto por un personaje que me guste y por un buen proyecto. Lo difícil del teatro es que una vez haces una función no te olvidas, tienes que representarla varias veces y siempre quieres hacerlo mejor, es un compromiso constante. En una película te sumerges y después te olvidas. Ahora mismo estamos rodando la versión cinemagográfica de la obra. Con la protagonista de El olivo tengo muchísima conexión, pero te olvidas en el sentido de que el trabajo ya está hecho.

Arranca con éxito la cuarta edición de Educacine, Festival Internacional de Cine y Educación de Madrid

1La cuarta edición de Educacine, Festival Internacional de Cine y Educación de Madrid ha comenzado con un enorme éxito el lunes, con las proyecciones matinales en CaixaForum, destinadas a estudiantes de secundaria, acompañados de sus profesores.

Abrió la programación The Other Kids, documental sobre un chico de Uganda cuyo futuro depende de una beca deportiva. Estuvo presentado por el propio responsable del film, Pablo de la Chica (ver entrevista en la noticia inferior), que mantuvo un coloquio con los jóvenes estudiantes. “El fútbol puede mover montañas”, declara el realizador, que guarda un grato recuerdo del rodaje del film en el país africano. “Los chavales me pidieron que les proyectara la final del Mundial donde España ganó a Holanda, porque nunca la habían visto. Lo hice y fue un momento mágico”. Le presentó José María Aresté, director de Educacine, que aprovechó para inaugurar oficialmente la semana de actividades.

2Posteriormente se proyectó –también para jóvenes– Idol, sobre un muchacho de Gaza que se presenta a un concurso televisivo musical. Por la tarde se inauguraron las sesiones dedicadas a profesores, profesionales de la Educación, y público general con un clásico del cine francés, Al azar Baltasar, de Robert Bresson, que tiene como personaje central a un burro que vive sus primeros años rodeado de la alegría y los juegos de los niños hasta que al llegar a la edad adulta se separa de su ama.

El martes ha abierto la jornada la directora Remedios Malvárez, que ha conversado con los chicos asistentes en torno a su trabajo Alalá, largometraje documental donde muestra las remediosactividades de una escuela de flamenco en un barrio marginal de Sevilla. “Para rodar en las 3000 viviendas tuve que quitarme de encima todos los prejuicios. Pero una vez que me conocieron me aceptaron como a una más y no tuve ningún problema. Podía rodar sin preocupaciones, no hubo ningún incidente en el que por ejemplo tuviera que haber llamado a la policía”. Ha contestado a numerosas preguntas de los alumnos, que querían saberlo todo en torno al rodaje de su film, hasta el presupuesto del mismo. Ha escuchado además unas emocionadas palabras de agradecimiento de un grupo de chicas gitanas, que asistían por primera vez a una proyección en un cine. Manifestaron haber visto a los suyos “bien retratados”.

El segundo día concluye con La decisión del rey, representante noruega a los Oscar 2017. Gira en torno a Haakon VII, monarca del país durante la II Guerra Mundial, que debe meditar si se rendirá ante los nazis o se resistirá a riesgo de perder la vida. El pasede esta película en calidad de preestreno exclusivo tendrá lugar a las 8,15 en los cines Conde Duque Santa Engracia.

El jueves 23 de febrero a las 12 Educacine culminará con la proyección de El Olivo. Mantendrá un encuentro con los asistentes la actriz protagonista Anna Castillo, ganadora del Goya a la mejor actriz revelación por el film dirigido por Icíar Bollaín, donde su personaje se empeña en recuperar el árbol que perteneció a su anciano abuelo.

La película “The Other Kids” inauguró el IV Festival Educacine

Entrevista con Pablo de la Chica, director de “The Other Kids”

Con motivo de la inauguración del IV Festival Educacine proyectamos en Caixaforum (Madrid) el documental The Other Kids. Tras la película, pudimos conversar con su director, Pablo de la Chica.

pablo-de-la-chica

¿Qué le atrajo de este proyecto para decidir hacerlo?

A nivel profesional buscar a Papira, el detonante de la historia, y encontrar el relato de cómo un niño pasa de vivir una situación dramática de guerra constante a cumplir su sueño de conocer al futbolista famoso en el Camp Nou. Luego volvió a Uganda y se dedicó a dar charlas a muchos niños soldado, para inculcarles que se pueden cumplir los sueños a base de trabajo. Quería mostrar una referencia de que el fútbol puede mover montañas

¿Cuánto tiempo estuvo rodando?

En levantar el proyecto hemos tardado 10 años y de rodaje han sido casi 5 años.

¿Cuál fue el momento más feliz en el rodaje?

Hemos tenido muchos momentos bonitos en el rodaje, pero el momento para mí más especial fue cuando me pidieron que les enseñara la final de España contra Holanda, en el Mundial por que nunca lo habían visto. Sí que habían escuchado y leído pero nunca lo vieron, entonces les puse mi ordenador en su pequeña casita, y se emocionaron. Ese momento cinematográfico en mitad de un barrio sin luz, yo lo guardo con un especial cariño.

¿Y el más duro?

Lo más duro a nivel personal despedirnos las dos veces que hemos ido, tenerles que decir adios, no saber cuando vas a volver. Siempre me planteo volver lo antes posibles. Son mis hermanos pequeños.

¿Qué se lleva de este documental?

Tanto a nivel personal y profesional he evolucionado, he aprendido mucho sobre la vida, sobre el cine y sobre que hay cosas que gracias al cine podemos cambiar.

¿Y de Uganda?

Es un país maravilloso. Tiene una historia terrible y trágica, y aún así me han tratado con mucho cariño y con mucho respeto.

¿Cuáles han sido las complicaciones que se ha encontrado en este proyecto?

Básicamente lo más difícil ha sido la financiación. Levantar un proyecto económicamente no depende de si la película o la historia es buena, ni siquiera de quién está detrás del proyecto. Dependes de una serie de números, de factores y de decisiones ajenas a ti. Esa espera de conseguir el dinero ha sido lo más desagradable.

¿Cómo encontró a Reagan, el protagonista?

Bueno Reagan me encontró, se acerco él con su camiseta de Fernando Torres, hablamos, nos llevamos bien, fue ese momento mágico.

fotopeli

¿Y qué paso con el resto de niños?

Ahora están separados en diferentes escuelas, diferentes niveles. Están todos becados, nos está costando encontrar ayuda para ellos, pero nos estamos esforzando todo el equipo para echarles una mano

¿Puede definir con una palabra la experiencia del rodaje en Uganda?

Mágica.

Es usted tanto actor como productor o director, ¿qué prefiere estar delante o detrás de la cámara?

Entre medias, porque no me gusta mirar por combo. Muchas veces me decía mi gran director de fotografía, Rafa Reparaz, “Pablo más atrás”. Yo me meto en la escena, yo necesito verlo con mis ojos. Si estoy detrás del combo creo que me estoy perdiendo cosas. Yo creo que es mi faceta de actor lo que hace que este muy pendiente de la escena. Me siento más como un creador que director, productor, actor…

¿Qué consejo da a las personas que quieren empezar en el mundo de la dirección o audiovisual en general?

Paciencia, mucha paciencia porque el 99% de las personas te dicen que no vales, que tu guión no es el mejor, que tu idea ya la han hecho antes, que no sabes hacerlo, que hay mejores que tú, y claro que hay mejores que tú pero tú siempre eres la mejor persona para contar la historia que tú quieres contar, porque para eso eres el germen de la historia. Siempre lo resumo en dos palabras: Constancia y fe. Constancia porque hay momentos en que por inercia no sabes qué hacer, pero tienes que seguir, tienes que pelearlo. Y fe porque no te queda otra que creer que el proyecto vale, que tú vales. También hay un punto de confianza personal, en el que te vas a encontrar solo y eres tú contra todos y tienes que seguir con la cabeza muy alta.

A veces ponerte entre la espalda y la pared te da a veces la sensación de que en ese momento límite tienes que funcionar. Estar en la cuerda floja es bueno porque te obliga a sacar lo mejor de ti. Como decía Marlon Brando “Cuando todo va bien todo va mal”.